Cuando jugar es un problema

No poder parar de jugar en internet y desatender las amistades o el trabajo durante un año es considerado síntoma de adicción y para la Organización Mundial de la Salud (OMS), una enfermedad mental. En Argentina hay 19 millones de jugadores, aunque es una minoría la que incurre en esta conducta.