Beber café en exceso podría provocar demencia, según una investigación científica

Un estudio de la Universidad del Sur de Australia demostró que tomar demasiada cafeína puede provocar efectos nocivos en el cerebro.

Una investigación reciente de la Universidad del Sur de Australia comprobó que un exceso en el consumo de café aumenta el riesgo de padecer demencia y promovería la reducción del volumen cerebral.

El estudio, llevado a cabo por el Centro Australiano de Salud de Precisión de la UniSA y un equipo de investigadores internacionales, evaluó los efectos del café en el cerebro de 17.702 participantes del Biobanco del Reino Unido (de entre 37 y 73 años), y descubrió que los que bebían más de seis tazas de café al día tenían un 53% más de riesgo de demencia.

Kitty Pham, investigadora principal del estudio, afirmó que el trabajo realizado aporta datos importantes para la salud pública. «El café es una de las bebidas más populares del mundo. Sin embargo, con un consumo global de más de nueve mil millones de kilogramos al año, es fundamental que conozcamos las posibles implicaciones para la salud», explicó.

«Esta es la investigación más amplia sobre las conexiones entre el café, las mediciones del volumen cerebral, los riesgos de demencia y los riesgos de accidente cerebrovascular; también es el mayor estudio que tiene en cuenta los datos de imágenes cerebrales volumétricas y una amplia gama de factores de confusión», advirtió la especialista.

Cantidades peligrosas
Los resultados del estudio demostraron que el consumo en exceso de café también puede afectar el volumen del cerebro: “Teniendo en cuenta todas las permutaciones posibles, descubrimos de forma consistente que un mayor consumo de café se asociaba significativamente con una reducción del volumen cerebral, esencialmente, beber más de seis tazas de café al día puede estar poniéndote en riesgo de enfermedades cerebrales como la demencia y el ictus”, aseguró Pham.

La demencia es una enfermedad cerebral degenerativa que afecta a la memoria, el pensamiento, el comportamiento y la capacidad de realizar tareas cotidianas. En todo el mundo se diagnostican unas 50 millones de personas con este síndrome.

Por otro lado, el ictus es una afección en la que se interrumpe el suministro de sangre al cerebro, lo que provoca falta de oxígeno, daño cerebral y pérdida de funciones. Se estima que en todo el mundo, uno de cada cuatro adultos mayores de 25 años sufrirá un ictus a lo largo de su vida. Los datos indican que 13,7 millones de personas padecerán un episodio este año y que 5,5 millones morirán a consecuencia de él.

Con moderación
La profesora Elina Hyppönen, directora del Centro Australiano de Salud de Precisión de la UniSA, señaló que aún se desconoce los mecanismos a través de los cuáles el café puede provocar efectos nocivos al cerebro: “Junto con otras pruebas genéticas y un ensayo controlado aleatorio, estos datos sugieren firmemente que un consumo elevado de café puede afectar negativamente a la salud del cerebro. Aunque no se conocen los mecanismos exactos, una cosa sencilla que podemos hacer es mantenernos hidratados y recordar beber un poco de agua junto a esa taza de café”, afirmó.

Asimismo, Hyppönen señaló que la clave para seguir disfrutando de la cafeína, sin el riesgo de desarrollar afectar la salud cerebral es la moderación. “El consumo diario típico de café oscila entre una y dos tazas estándar de café. Por supuesto, aunque las medidas de las unidades pueden variar, un par de tazas de café al día suele estar bien. Sin embargo, si ves que tu consumo de café se dirige hacia más de seis tazas al día, ya es hora de que te replantees tu próxima bebida”, finalizó.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
No se encontro al autor