El ​25% de los argentinos preferiría estar desempleado que infeliz en un trabajo

El informe releva las expectativas, estados de ánimo y comportamiento de los trabajadores en 34 países, incluido Argentina.

Randstad, la compañía de servicios de Recursos Humanos, presentó un informe sobre las expectativas, estados de ánimo y comportamiento de los trabajadores en 34 países, incluido Argentina. Del estudio surge que un 25% los argentinos no aceptan un trabajo que no cumpla con sus expectativas de bienestar emocional y realización, por lo que prefieren estar desempleados que sentirse infelices en un empleo.

La primera edición del año del Workmonitor demostró el cambio de prioridades y la reconsideración de lo que las personas quieren de sus vidas y sus carreras. «Los trabajadores están poniendo su realización personal en primer lugar y esto impulsa una mayor disposición al cambio y decisiones de carrera menos conservadoras», dice Andrea Ávila, CEO de Randstad para Argentina y Uruguay.

En tanto, el 47% de los trabajadores argentinos afirmó que renunciaría a un trabajo si este le impidiera disfrutar de su vida, cifra que está en línea con las respuestas obtenidas a nivel mundial que se ubican en el 48%. A dicho sector, también se les preguntó si alguna vez lo habían por no encajar con su vida personal, y el 52% de los nativos respondió afirmativamente, cifra ampliamente superior que los resultados obtenidos a nivel global, ubicados en el 34%.

La irrupción de la pandemia del Covid-19 y la reconfiguración del mundo laboral que trajo consigo misma, puso a la flexibilidad laboral en el centro de la escena y hoy representa un factor cada vez más valorado entre los trabajadores, y uno de los que más influye en la percepción de bienestar y felicidad. Por este motivo, el revelamiento profundiza el análisis sobre la percepción que tienen respecto a la flexibilidad en sus lugares de trabajo.

El 82% de los trabajadores argentinos considera de gran importancia contar con flexibilidad en términos de horarios de trabajo y el 71% considera muy importante disponer de flexibilidad en términos de ubicación de lugar de trabajo, esto incluye la posibilidad de realizar home office o trabajo remoto.

Al consultar si aceptarían trabajar en una organización que no les brinde flexibilidad, el 43% desestimaría unirse a una compañía que no le permita llevar su propio horario y el 37% no ingresaría en una empresa que no le ofreciera flexibilidad para trabajar desde su casa o de manera remota.

Al contrastar estos datos con lo que sucede en la vida cotidiana de los trabajadores, el 55% de los participantes del estudio ratificó que su empleador le ofrece flexibilidad horaria y el 43% le proporciona flexibilidad en términos de la ubicación desde dónde realizar su trabajo.

«Todos los trabajadores, en mayor o menor medida, disfrutan del plus que significa contar con la posibilidad de trabajar desde su hogar, o de haberse mudado al interior ya que su empleador permite el trabajo remoto, además de poder adecuar sus horarios de trabajo para compatibilizarlos con su agenda personal», agrega Andrea Ávila. De hecho, el 39% confirma haber renunciado a su trabajo por no brindarle suficiente flexibilidad.

Para finalizar dice: «Este cambio de prioridades acrecienta la búsqueda de un mayor equilibrio entre el trabajo y la vida personal por parte de las personas y está forzando a las organizaciones a repensar su enfoque para redefinir sus propuestas de valor para hacerlas más atractivas al ojo de los trabajadores».

Fuente: Ambito

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

La Rioja Digital

La Rioja Digital es un pequeño medio digital fundado en Junio de 2021 por un grupo de periodistas dispuestos a apostar por la información en tiempos de postverdad.