Esta es la mejor edad para que los chicos comiencen a familiarizarse con el dinero y las finanzas

Estudios recientes demuestran que son muy pocos los padres que les transmiten nociones a sus hijos en la infancia. A partir de que edad pueden hacerlo

Si hay una persona en el ancho mundo de las finanzas que algo entiende de la importancia de enseñar a los niños lo que es la importancia de las finanzas, ese es sin dudas Warren Buffett.

Más que por haber estudiado y cursado doctorados en prestigiosas universidades, su saber reside en todo lo que aprendió a lo largo de décadas y décadas luego de haber emprendido sus primeros negocios siendo todavía un niño.

El que desde hace mucho tiempo es uno de los hombres más ricos del mundo, empezó su camino a los seis años, cuando compró un pack de seis latas de Coca-Cola a 25 centavos cada una y luego las vendió a cinco centavos cada una, al tiempo que también vendía revistas y golosinas puerta por puerta y compró sus primeras acciones a los 11 años.

Es por eso que a partir de su dilatada experiencia insiste en la importancia de que los padres expliquen bien a sus hijos aspectos básicos de las finanzas y cómo abordarlos.

En una entrevista, Buffet afirmó que «mi padre fue mi mayor inspiración» y agregó que «Lo que aprendí a una edad temprana de él fue a tener los hábitos adecuados desde el principio. El ahorro fue una lección importante que me enseñó».

En cuanto a los errores más comunes que suelen cometer los padres cuando enseñan a sus hijos sobre el dinero, Buffett sostuvo en esa misma entrevista que «A veces los padres esperan hasta que sus hijos están en la adolescencia para hablar como administrar el dinero cuando podrían empezar cuando sus hijos están en preescolar.»

Sus palabras coinciden con los resultados de una investigación de la Universidad de Cambridge, según la cual los niños ya son capaces de captar conceptos básicos sobre el dinero entre los 3 y los 4 años. Y algunos años más tarde, a los 7 años, suelen haber desarrollado los conceptos básicos relacionados con los comportamientos financieros.

Una encuesta de la consultora australiana T. Rowe Price concluyó que solo el 4% de los padres dijo haber empezado a hablar de temas financieros con sus hijos antes de los 5 años. Otro 30% de los padres comenzó a darle nociones de dinero a sus hijos a partir de los 15 años, mientras que un 14% dijo que nunca lo hizo.

En cuanto a las recomendaciones que el propio «Gurú de Omaha» les dio a sus hijos, se pueden mencionar las siguientes:

1. Empezar a ahorrar
Alguna vez Ben Franklin sentenció: «Un penique ahorrado es un penique ganado». Una cuestión clave para una buena educación financiera, es importante entender la diferencia entre deseos y necesidades.

Buffett sugiere que cada hijo debería tener dos alcancías, una para los ahorros y otro para los gastos. Entonces, cada vez que reciban dinero por cualquier motivo, sería muy buena idea hablar con ellos sobre cómo quieren repartir el dinero entre los ahorros y los gastos.

2. Entender la sutil diferencia entre precio y valor

Buffett señala que nadie escapa de la regla de haber pagado más dinero por algo igual de bueno que se podría haber conseguido por un precio menor.

Sobre este punto, considera que lo más conveniente sería ayudar a los niños a distinguir entre lo que vale la pena pagar y lo que no, más allá de lo que las campañas publicitarias intenten imponer.

Su propuesta es confeccionar la lista del supermercado junto a los hijos y luego buscar las ofertas en las góndolas. También propone evaluar diferentes anuncios con ellos preguntándoles qué se vende, qué mensaje se intenta transmitir, qué les llama la atención, cómo les hace sentir el anuncio o cómo trata de persuadirles para que compren el producto.

3. Enseñar cómo tomar buenas decisiones

La clave para tomar decisiones inteligentes es pensar en cómo las diferentes elecciones pueden influir en los resultados futuros. Aquí Buffett propone, por ejemplo, hacer partícipes a los hijos de las decisiones del hogar: si se quiere comprar un nuevo televisor pero el aire acondicionado está roto y hay que ahorrar para repararlo, hay que concienciar a los hijos sobre ello.

Finalmente, y quizás lo más importante, invita a los padres a que se conviertan en lo que él llama el modelo del «padre heroico».

Seguramente los hijos van a adquirir algunos de los hábitos de sus padres: los buenos y los malos. Buffett le da crédito a su propio padre por mostrarle cómo desarrollar los hábitos correctos.

Entonces propone la categoría de ser un padre héroe. ¿Pero como serlo? En primer lugar inspirando a los hijos tomando decisiones financieras inteligentes, para lo cual no es necesario ser un inversor experto, sino simplemente demostrando que se sabe mantener su casa en orden.

Eso significa, en primer lugar, eliminar cualquier deuda problemática que se haya acumulado. Si se está luchando con tasas de interés altas, como las de las tarjetas de crédito, por ejemplo, es aconsejable considerar un préstamo de consolidación de deuda para convertir todas esas deudas en un solo préstamo con una tasa de interés por lo general más baja y así en muchas otras cuestiones.

 

Fuente:  I profesional

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
No se encontro al autor