NFT – Los activos digitales que son furor entre coleccionistas e inversionistas.

¿Qué son los NFT o token no fungibles? Para comprenderlo mejor, desarmemos esta definición. 

Un NFT, es un token, porque representa digitalmente a un bien físico o digital. Es decir, que no es el bien en sí mismo, sino que actúa en representación de este, asignándole un valor de intercambio, dentro de un contexto determinado. Por ejemplo, un Fan Token de cualquier club deportivo, sólo tiene valor y otorga accesos dentro del club.  Es  por eso, que muchos fanáticos, compran esos token para poder votar o tener ciertos privilegios dentro de su club favorito.  Esto es lo que pasó con el fan token del  PSG, que alcanzó los 54,80 dólares desde la incorporación de Lionel Messi a su plantel. 

El otro concepto asociado a  NFT, es el de no fungible.  Esto significa, que se trata de   bienes únicos e inimitables y por tanto no intercambiables. No es lo mismo tener una raqueta Wilson, que tener la raqueta con la que Serena Williams ganó su primer Grand Slam en 1999. 

Entonces; un NFT representa generalmente, obras de arte, tweet, memes, momentos únicos del deporte, entre otros. Y por eso mismo, está revolucionando el mercado del arte y atrayendo a los coleccionistas.

¿Cómo funciona un NFT?

Para crear un token no fungible, se utiliza la tecnología blockchain donde se almacenan, todos los datos de su propietario, fecha de creación, características de este activo, su valor en criptomonedas y una forma de contrato que especifica que es lo que se  adquiere con su compra.

Centrémonos en esto último, ¿Qué obtengo si compro un NFT? Tal vez pensemos que si compramos un bien tokenizado, obtenemos los derechos de este. Esto no es así; lo que se compra en realidad son certificados digitales de propiedad. Los derechos completos, le seguirán perteneciendo a su propietario original o a quien la creó y  mediante el contrato, quedará  estipulado que tipos de derechos le corresponden al comprador, hasta donde puede acceder y si puede o no hacer explotación económica del bien adquirido. 

En todos los casos es bueno saber que un NFT no es divisible, y por lo tanto, solo puede tener un único propietario. Esta característica, genera lo que se denomina escasez digital y lo que en consecuencia, aumenta considerablemente su valor y fomenta el crecimiento de un gran mercado donde empiezan a bucear, inversionistas y especuladores. 

Algunos ejemplos de NFT muy populares y otros para volverse locos:

-El Top Shot de la  NBA es un token que ofrece cartas coleccionables con las mejores jugadas de la historia del equipo.

-El primer tweet: el cofundador de Twitters lanzó a la venta el primer tweet por 2,9 millones de dólares.

Crypto Kitties.   Los gatitos que viven en la blockchain;  este, es un juego donde se puede criar y coleccionar gatitos digitales.

Y los más raros…

Hace algunas semanas se vendieron unos NFT llamados EtherRock que representa dibujos de rocas que llegan a valer 250.000 dólares

¿Brazo de tenista? Así parece, la tenista croata Oleksandra Oliynykova ha tokenizado su brazo derecho para que quien lo compre pueda determinar qué mensajes u obra va a ser plasmado en él en forma de tatuaje. ¡Desopilante!

 

Espero les guste la temática de este artículo tanto como a mí. Nos leemos en la próxima entrega!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
No se encontro al autor