Poda o mutilación de árboles, cuándo hacerlo y cuando parar

La poda de árboles urbanos u ornamentales en las ciudades suele ser una práctica muy habitual en la que además de modificar el paisaje, se modifican también muchos factores en el medio ambiente y en el metabolismo propio de las plantas, esta situación es distinta en los diversos tipos de árboles que se utilizan para la producción de alimentos y sus derivados ya que para cada especie existe su técnica y época adecuada.

En base a esto, es necesario reconocer que la poda como actividad de cortar la estructura natural de la planta en su morfología leñosa debe hacerse en los meses de frío, especialmente en las estaciones de otoño e invierno ya que en estas épocas las plantas reducen su nivel de savia necesario para el crecimiento como lo producen en primavera y verano.

 

En la provincia de La Rioja, la ordenanza municipal Nº 5.350 establece la responsabilidad de la arboleda frentista a las y los propietarios particulares haciéndolos responsables de sus obligaciones y derechos, pero destaca que el organismo autorizado para la mantención y políticas del plan de arbolado público urbano es exclusiva la Secretaria de Ambiente y sus respectivas áreas. La misma ordenanza comprende la prohibición de la erradicación, tala, poda radicular o aérea del arbolado público por personal no autorizado con título habilitante.

 

Desde el Instituto Nacional de Tecnologìa Agropecuaria comparten en su página oficial los distintos tipos de poda permitidos en árboles urbanos y ornamentales. 

 

Los objetivos de esta poda son tener un arbolado sano, fuerte, que interactúe con las personas otorgando sombra, frescura, aire puro, seguridad y reparo. Sobre estas plantas se pueden realizar cuatro tipos de poda:

 

  1. Refaldado o elevación de copa: es eliminar las ramas que están por debajo de una altura determinada, por ejemplo 3 metros, para que las personas y los vehículos puedan circular con facilidad y seguridad.

 

  1. Entresaca o Raleo de copa: es reducir la densidad de ramas en la copa, con la idea tener mayor aireación y llegada de sol a la planta y así evitar ramas enfermas y débiles que a veces se desprenden solas. 

 

  1. Reducción de Copa: es reducir el tamaño de la copa, con el fin de evitar interferencias con cableados, edificios altos, caída por ráfagas de viento. Este tipo de poda debe realizarse con mucho cuidado porque es la más brusca de todas y se necesita un buen conocimiento acerca del funcionamiento de la planta para no afectar su desarrollo.

 

  1. Tunel para cableado: se realiza con el único fin de facilitar el pasaje de cables aéreos, evitar daños en ambos (cables y arboles) y facilitar los trabajos del personal que realiza mantenimiento de cableados.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Di Gonzalez Rivera

Estudiante Lic. en Comunicacion – improvinsando en Radio y comunicación política