Sos freelancer y no sabés cómo cobrar en dólares: así podés «alquilar» una cuenta en el exterior

Una tendencia que ya pisaba fuerte antes de la cuarentena pero que se incrementó en el último año es la modalidad freelance, con cada vez más profesionales

El mercado laboral argentino se vio duramente afectado por la pandemia. Alrededor de unas 300.000 empresas debieron cerrar sus puertas debido a las políticas sanitarias de aislamiento y a la incapacidad adaptarse a las nuevas reglas del juego.

Por otro lado, una tendencia que ya pisaba fuerte antes de la cuarentena pero se incrementó en el último año es la modalidad freelancer. Se trata de profesionales autónomos que, ante la falta de empleo, la necesidad de un ingreso extra o el cansancio de la relación de dependencia, decidieron abrirse su propio camino y trabajar de forma independiente.

Según datos que arrojan las últimas cifras del Ministerio de Trabajo consultadas por iProUP, en la Argentina hay:

9,56 millones de asalariados, un 2,1% menos que un año antes (200.000 personas)
1,64 millones de monotributistas, 1% más que a principios de 2020. Es decir, 1.000 nuevos cuentapropistas
Se calcula que hay más de 1,2 millones de argentinos que son freelancers y venden sus servicios para empresas en el exterior
Estos cobran en dólares como ingreso principal o, en algunos casos, para un «extra» para engrosar su salario en billetes verdes. Pero, además, muchos de ellos también perciben sus honorarios en criptomonedas.

Asimismo, otra de las múltiples estrategias, y quizás una de las más curiosas las más usadas dentro del rubro, es la de pedir una cuenta bancaria prestada en el exterior.

Alquilar una cuenta
Debido a la compleja legislación y el cepo cambiario, muchos freelancers prefieren evitar abrir una cuenta bancaria en el exterior desde Argentina por los costos de mantenimiento y la dificultad que presenta ingresar al país ese dinero. Debido a esto, lo que hacen es «alquilar» temporalmente una cuenta para que el empleados concrete allí la operación.

Por otro lado, hay empresas que facilitan este servicio: ofrecen una cuenta a cambio de una comisión, reciben el pago, lo convierten a criptomoneda y lo envían al freelancer. «​El uso por parte de los argentinos comenzó a despegar en 2019, impulsado por las restricciones cambiarias. Y luego, en pandemia, los usuarios activos crecieron un 300%​ en promedio», explicó Raúl Ortiz, jefe de Desarrollo de Negocios de Bitwage para Latinoamérica al diario Clarín.

Bitwage nació en 2014 en San Francisco, California, y hoy es una de las más elegidas por los argentinos, al ofrecer cuentas bancarias en Estados Unidos, Gran Bretaña y el resto de Europa. «La plataforma se usa en más de 100 países y Argentina hoy está entre los 5 principales mercados», sumó.

Este tipo de plataformas facilita el trabajo de las personas autónomas para recibir su dinero sin tener problemas con el Estado argentino. Además, aceptan los cobros desde todo el mundo tanto de pequeñas empresas hasta de gigantes como Google, Facebook, Apple, medios de comunicación, entre otras.

Pero además, Ortiz también contó que hay mucha demanda de personas que trabajan freelance relacionadas a desarrollo de software, diseño, servicio al cliente y traductores o intérpretes. En general, los clientes le piden a estas plataformas que les giren el dinero en criptomonedas típicas como Bitcoin y Ethereum, pero los argentinos lo piden en «dólares digitales», que sería las stablecoins DAI y USDC.

En divisa extranjera y cripto
Emiliano Limia, vocero de BuenBit, afirma a iProUP que se incrementó exponencialmente la cantidad de empresas argentinas que los consultan por esta modalidad en su plataforma.

«Notamos que entre freelancers también está creciendo el interés y el volumen del cobro en cripto. El tipo de necesidad que nosotros vemos por parte de las compañías tiene que ver con la retención de talento, porque las firmas del exterior pagan en dólares y naturalmente se llevan los recursos», comenta.

Por otro lado, Limia asegura que a nivel local existe una limitación relacionada con abonar en criptomonedas ya que es considerado un pago en especie, debido a que no son monedas de curso legal en el país, sino lo que se llama un «activo digital susceptible de apreciación pecuniaria».

«En razón de ello, la Ley de Contrato de Trabajo establece como límite imperativo el pago en especie del salario en hasta el 20%, siempre y cuando el monto correspondiente al salario mínimo vital y móvil sea abonado en pesos argentinos», suma.

Sin embargo, Sebastián Siseles, vicepresidente internacional de Freelancer.com, dice: «Por ahora no estamos aceptando cripto, ya que el mercado es muy volátil. Basta con ver lo que pasó con Dogecoin, una moneda que nace de un meme creció un 900%».

Pero no le cierra la puerta y asegura que si en un futuro la plataforma ve un mercado de «divisas más estables seguramente analizarán su adopción».

En la actualidad, Freelancer.com cuenta con 43 millones de usuarios a nivel global, y en Argentina pasaron de 460.000 a 560.000 cuentas registradas en 2020.

Asimismo, Gaston Levar, de Airtm Argentina, detalla a iProUP el escenario local: «Ya existen en Argentina usuarios que cobran sus trabajos en criptomonedas. Antes, la modalidad era vía PayPal, pero se perdía muchísimo dinero en el camino y terminaban cobrando en pesos».

Sin embargo, Levar afirma que Airtm ofrece un abanico de posibilidades, ya que al cobrar vía cripto existen más herramientas para invertir, ahorrar en «dólar digital» o traer al país una parte de esos ahorros a valor de «dólar blue», según la necesidad del cliente en el momento.

Según Levar, los profesionales freelance «se empoderan, lo que genera un cambio de mindset, ya que deciden mejorar su branding personal para poder tomar ofertas en el exterior».

«Una vez que recibiste tu pago, que puede ser vía PayPal o Payoneer, entre otros, se pasa a Airtm y desde la plataforma se puede comprar cripto o cargar ese dinero a una tarjeta de débito virtual. Así, es posible adquirir dólares en cualquier parte del mundo y ese pago no queda registrado en Argentina. El freelancer tiene mucha más libertad sin que el gobierno le esté atrás de ellos», agrega.

Por otro lado, Levar agrega que se advierte una tendencia clara: los usuarios que cobran en dólar digital tienden a comprar cripto e invertir parte de su sueldo.

Al mismo tiempo, se ve un rol cada vez más pujante por parte de las empresas, que se vuelcan cada vez más a la «tendencia cripto».

 

Mas información y artículo original

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
No se encontro al autor