Tokio 2020, sin esports: ¿por qué no forman parte de los Juegos Olímpicos?

Aunque hubo un par de competencias dentro de los denominados Olympic Virtual Series, la disciplina espera su reconocimiento. ¿Será en Los Ángeles 2028?

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 comenzarán pronto y los deportes electrónicos no formarán parte de la competencia, a pesar de la vaga ilusión que se generó a raíz de la pasión de los asiáticos por la disciplina y de algunos coqueteos con el Comité Olímpico Internacional. Hubo una especie de intento con los llamados Olympic Virtual Series, que sin trascendencia ni medallas se realizaron de la mano de una carrera de ciclismo y de un torneo de Gran Turismo Sport (automovilismo), justo otro deporte no considerado para formar parte del evento.

LOS ESPORTS EN LOS JJOO: NO EN TOKIO, TAL VEZ EN LOS ÁNGELES

Los esports tienen más de dos décadas de historia, pero comenzaron a explotar hace poco más de seis años en espectadores, creadores de contenido, plataformas, disciplinas y millones de dólares en premios, tal vez poco tiempo para la consideración real del COI, sobre todo si se tienen en cuenta algunas dificultades como los preconceptos, la inexistencia de un organismo regulador o asociación que funcione de puente, la falta de reconocimiento de la gran mayoría de los países y, sobre todo, que los videojuegos les pertenecen a empresas.

Sin embargo, debido al innegable éxito de los deportes electrónicos y la fuerza de un público joven que indudablemente no tiene sus ojos e intereses puestos en los Juegos Olímpicos, el COI se vio casi obligado a prestarles atención, a al menos dedicarles algunas palabras de elogio. “Pueden ser considerados una actividad deportiva. Los jugadores se preparan y entrenan con una intensidad comparable a la de los atletas de los deportes tradicionales”, señaló la entidad en un comunicado de 2019.

Sin embargo, en el mismo texto le puso trabas difíciles de quitar: “Para que el COI llegue a reconocerlos como deporte, el contenido de los esports no debe infringir los valores olímpicos. Un mayor reconocimiento implica la existencia de una organización que garantice que no se rompan las reglas del Movimiento Olímpico, como el doping, las apuestas y la trampa”. Estos tres mandamientos son justos, claros y cumplibles. Pero hay otro que dificulta el ingreso de una competencia seria de esports a los JJOO: la “violencia” de algunos juegos.

Títulos como FIFA, PES, NBA 2K y Hearthstone, entre otros, cumplen con el último requisito. Sin embargo, los más populares como League of Legends, CSGO, VALORANT, Fortnite, Call of Duty, Dota 2 y Free Fire, por nombras algunos, presentan disparos y muertes, algo inaceptable para el COI. Por otra parte, resulta muy difícil que los desarrolladores y publishers acepten que un organismo regule y les ponga reglas a sus propios productos. En todo caso, el propio COI se debería sentar con ellos para estipular los pasos a seguir.

LOS JUEGOS ASIÁTICOS 2022, EL PRIMER GRAN PASO DE LOS ESPORTS

Dejando de lado las pruebas que se realizaron entre abril y junio con Ciclismo y Gran Turismo de cara a Tokio 2020, el primer gran paso de los deportes electrónicos rumbo a los JJOO y al reconocimiento de todas sus disciplinas será en los Juegos Asiáticos de 2022, que acogerá la ciudad china de Hangzhou. Por primera vez, luego de ser considerados como una exhibición en los Juegos Asiáticos de 2018, celebrados en Indonesia, los jugadores podrán recibir medallas. Claro que todavía resta conocer qué juegos participaran y cómo se realizarán los torneos.

Para levantar finalmente una antorcha virtual, el COI deberá abrir un poco más la cabeza y alejarse de estas reglas ligadas a la “violencia”, sino la participación de los esports se verá reducida y su interés sufrirá las mismas consecuencias, seguramente con críticas en el medio. Pero se necesita tiempo. Algo más de tiempo. ¿Será en París 2024? Complicado. ¿Será en Los Ángeles 2028? Tal vez. Lo único seguro es que los deportes electrónicos seguirán creciendo, acumulando jugadores y seguidores, y tarde o temprano serán reconocidos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
No se encontro al autor