Un poco de amor francés

Amo el fútbol casi como los viajes, o quizás ame la magia y eso en definitiva está en las dos cosas, me paso cuando me senté a escribir que tenía ganas de hablar de turismo, pero en el medio se me metió “Paris” que dicho sea de paso es el icono de los viajes a nivel mundial, dicen que la Torre Eiffel, es la más fotografiada en el mundo.

Adónde voy con este arranque, a la injusticia con la que despidió un club a su emblema, a Messi, el hombre record en la historia del club catalán, el crack argentino deja el FC Barcelona siendo el más goleador del club, el hombre con más títulos y el que más victoria tiene; acá la injusticia ¿sabes cómo anuncio la partida del jugador el club? En tres párrafos, 104 palabras (las conté).

De todas formas, me pone feliz que Paris, sea el que le dé un poco de amor francés a “La Pulga”, ya que nosotros lxs riojanxs tenemos algo en común y muy rico que nos acerca a ellos, El Vino. 

En la provincia de La Rioja, el vino tiene una tremenda historia (casi más grande que la historia de Messi) también un sabor increíble y también una injusticia, te hago un breve relato. 

 

 

Charlando una vez con un enólogo que visitaba la provincia por su cuenta, y no era riojano, me dice: 

Carlos, no te das una idea de lo que me gustan los vinos riojanos.

Qué bueno, le digo, casi sorprendido. Y le pregunto. ¿Porque? 

Porque los vinos riojanos son como el Chacho Peñaloza, Potentes. 

 

La historia de un lugar, está escrita por el trabajo, las ideas y el sacrificio de quienes contribuyeron a forjar una identidad y nosotros los riojanos y las riojanas, a partir del sabor que le damos a nuestros vinos, mostramos al mundo lo que somos, potentes, además de que es imposible imaginar a la provincia de La Rioja, sin evocar sus viñedos y sus bodegas. 

Pues bien, creo que a veces cometemos una injusticia con nuestro vino, y radica en que no nos reconocemos en su historia. 

Pero si ya llegaste hasta acá, es porque queres algo de data, entonces déjame contarte que el emblema nuestro, es el Torrontés Riojano, autentico como La Rioja, una cepa totalmente argentina y es la única autóctona en el país, también tiene otras similitudes con La Rioja, y está en su sabor… Es rebelde, luchador, salvaje pero cuando quiere puede ser elegante.

Te invito a que salgamos a caminar nuestro patrimonio, nuestra cultura, que vamos a visitar las fincas riojanas, que la mayoría son necesariamente rurales, tipo estancias de campo, pero también las hay modernas y de cierto confort hasta te diría lujoso. 

La mayoría de las fincas cuenta con visitas guiadas y una propuesta que te permita degustar nuestros vinos, como también poder encontrarte con la posibilidad de conocer el proceso de la elaboración, hay un hermoso segmento en la provincia que se llama “Ruta del vino” salí a descubrirla y sentirte turista en La Rioja. 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Carlos Riva

Guía de turismo / Creador de contenido digital /