¿Una idea de un millón de dólares? el coworking

Cada 9 de agosto se celebra en el mundo el día internacional del coworking. ¿y esto? Este concepto se remonta a 1995 cuando un grupo de hackers buscaba un lugar donde reunirse, en 2005, un ingeniero en software que lo publico en su blog y recién en 2010 que se abrió el primer espacio de coworking en New York. Año 2021 y la rioja todavía está ajena a esta tendencia cada vez más fuerte en el mundo .

Que implica esto? Es sencillo, y se puede definir como una forma de trabajo que permite a profesionales independientes, emprendedores, y freelancers compartir un mismo espacio de trabajo, tanto físico como virtual, para desarrollar sus proyectos profesionales de manera independiente.

El coworking fomenta las relaciones estables entre profesionales de diferentes sectores que pueden desembocar en relaciones cliente-proveedor. En todo caso es frecuente que se genere un sentimiento de pertenencia a una comunidad, más allá de las vinculaciones efectivas, entre los trabajadores que frecuentan los espacios de coworking.

En Argentina, esta tendencia es cada vez más fuerte si tomamos en cuenta que el alquilar un local o una oficina mensualmente implica un gasto más que considerable, como así también sus gastos comunes como electricidad, telefonía, internet y lo más específico como mobiliario, equipo informático etc.

Como le decís a una pequeña empresa dedicada al community managment, que deben hacer una inversión de miles de pesos en una oficina. Gasto que ni siquiera saben a ciencia cierta si sería amortizado. ¿O a unos coaches ontológicos que quieren dictar sus cursos en un espacio acorde a sus necesidades?, o a un joven que tiene una entrevista laboral por video llamada?

Para todos estos pequeños emprendedores, profesionales y pymes, un espacio de coworking es más que beneficioso, más si tomamos en cuenta que la “oficina” de muchos es un café o la confitería céntrica más cercana y que el pagar un alquiler mensual para reunirse con dos o tres prospectos.

Basta con googlear coworking argentina, para encontrar la infinidad de empresarios que vieron, en estos alquileres temporales, que van desde las semanas, días u horas y la división de espacios personalizados en función a las necesidades, hacen también una veta más que interesante a la hora de recuperar esta gran inversión.

Obviamente, la pandemia, el aislamiento y el teletrabajo golpearon de lleno a esta industria, en donde muchos lugares debieron cerrar o adaptarse a otras modalidades, sin embargo, la posibilidad de una “nueva normalidad” implica una gran oportunidad.

¿Será el momento de un espacio de coworking en La Rioja?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
No se encontro al autor