Videojuegos: seis consejos para evitar el Síndrome Visual Gamer

La fatiga visual es un problema muy común para quienes pasan muchas horas frente a una pantalla y se agrava por los efectos visuales que suelen emplear los videojuegos. Aplicá estas recomendaciones y mitigá sus consecuencias.

El Síndrome Visual Gamer (SVG) aparece por el uso de pantallas digitales durante largos períodos de tiempo, en suma a los efectos visuales característicos de los videojuegos: los destellos, el cambio continuo de imágenes o la intensidad de los colores.

“Fatiga, sequedad, ardor, enrojecimiento ocular, visión borrosa o doble, mareos, cefaleas, dolor muscular y sensibilidad excesiva a la luz son algunos de los síntomas que se pueden llegar a manifestar tras permanecer varias horas con la vista fija en un monitor o celular”, explicó el deportólogo de Intel New Indians Academy, Dr. Guillermo Beccacece.

Más precisamente, de acuerdo con publicaciones científicas en Medical Practice and Reviews, el SVG afecta al 90 por ciento de las personas que utilizan el ordenador por más de tres horas seguidas al día y puede desencadenar en hipermetropía, astigmatismo e incluso miopía.

La buena noticia es que hay una serie de medidas que están a nuestro alcance para mitigar estos problemas para la salud ocular, y con ayuda del especialista, a continuación vamos a describirlas.

1. Ilumina bien los espacios: En muchos casos, la fatiga ocular es causada por un exceso de luz brillante en el entorno donde utilizamos la PC, o por el contrario, porque estamos en penumbra y la luz del monitor nos deslumbra. Por este motivo es indispensable tener una iluminación adecuada en el entorno, ni muy luminosa ni muy apagada (preferiblemente lo primero).

2. Evita los deslumbramientos y reflejos. Este consejo es casi una continuación del anterior. Los reflejos en la superficie de la pantalla se pueden minimizar mediante cortinas en las ventanas, interruptores que atenúen la luz ambiental y filtros de reducción del deslumbramiento. Para mitigar los brillos, conviene eliminar las fuentes de luz que puedan encontrarse en la zona periférica y posicionar el monitor perpendicular a las ventanas o a otras fuentes de iluminación intensa.

3. Ajusta la resolución y el contraste del monitor. Cuanta mayor sea la resolución de la pantalla, más clara será la imagen, lo que redundará en un mayor confort visual. Si al incrementar la resolución de la pantalla al máximo, las letras aparecen muy pequeñas, se puede aumentar el tamaño de fuente para compensar. Asimismo, para leer las letras con más facilidad, se debe ajustar el contraste entre los caracteres y el fondo. El brillo del monitor no debe ser ni demasiado intenso ni demasiado tenue.

4. Mantén distancia con la pantalla: El monitor debe situarse a una distancia aproximada de 50-65 cm en función de su tamaño, es decir, la prolongación de un brazo entendido.

5. Parpadea con frecuencia: Estudios han comprobado que cuando estamos frente a un monitor parpadeamos menos, y muchos de los parpadeos son parciales (no llegamos a cerrar completamente los ojos). Por este motivo, es recomendable obligarnos a parpadear de manera constante para evitar el síndrome del ojo seco . Un ejercicio que ayuda a humedecer los ojos es, cada 20 minutos, parpadear muy lentamente 10 veces cerrando los ojos como si fueras a dormir.

6. Aplica la regla New Indians 20-6-20: Haz pausas de veinte segundos cada veinte minutos para que los ojos descansen. Asimismo, mira a un objeto que esté a 6 metros para variar la distancia de enfoque.

“Buena hidratación, consumo de alimentos ricos en omega 3 y multi carotenos, precaución frente al uso de maquillajes y respeto a los ciclos de sueños son otras medidas que ayudan a contrarrestar los efectos de la sobreexposición a las pantallas digitales”, agregó a modo de cierre el Dr. Beccacece,miembro del equipo de performance de la academia de deportes electrónicos de New Indians.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
No se encontro al autor