Vueltas por el universo

En el cosmos existen diferentes cuerpos celestes, los que vemos a simple vista, los que vemos con la ayuda de un telescopio y los que no vemos, pero allí están. Entre los planetas y los agujeros negros, tenemos a los asteroides. De ellos hablaremos hoy.

Observar el cielo nocturno lleno de estrellas, es un privilegio que pocas personas aún podemos tener. Estrellas fugaces, bólidos que iluminan el cielo, meteoritos, cometas, etc. son algunos cuerpos celestes que conviven en el espacio, uno de ellos es el asteroide.

Una suerte de mezcla de cemento caído en el piso, que es parte del inmenso cosmos, y que tuvo su origen hace eones, pero que hace un par de siglos tuvo su precisión descriptiva gracias a la observación y algunas fórmulas matemáticas.
En el mundo de los mortales el más famoso de los asteroides es el B612, ese «planeta» en el que casi todos quisimos vivir con El Principito, pero en el mundo de los astrónomos uno de los que lidera el Paseo de las Estrellas es Ceres, reclasificado desde el 2006 en planeta enano.

Para saber algo más sobre ellos, hablamos con la Dra. en Astronomía, Marcela Cañada Assandri, doctorada en la Universidad Nacional de San Juan, especialista en Ciencias Planetarias y cuyo nombre fue propuesto para bautizar un asteroide.

-¿Qué es un asteroide?
Es un “escombro que quedó de la formación del sistema solar, cuando se formó el sol no todo el material fue a parar a nuestra estrella, una parte se colapsó en disco y comenzaron a atraerse esas partículas para formar los planetas. Ese remanente suelto, es de la parte más externa del sistema solar quedaron dispersos en el espacio. Como el resto de los planetas o los otros cuerpos celestes no emiten luz. Los asteroides no tienen ríos, no tienen erosión por viento ni cuestiones geológicas como un terremoto como en nuestro planeta.

-¿Cómo se estudian?
Hay dos formas de estudiar un asteroide, de manera observacional y de manera teórica. Con la observacional podemos estudiar las características superficiales, entender y dilucidar la composición de su material. Al ser remante del material que nos formó, de la Nebulosa Primordial, tienen similares características pero no son iguales a nosotros, porque están sin afectarse. Se logró traer material de asteroides desde el espacio, pudiendo estudiar los componentes del sistema solar en su formación.

-¿Cómo se pueden observar?
Hay varias maneras de observación, lo mejor es un enfoque interdisciplinario. Desde el uso de un telescopio hasta los estudios dinámicos que es la toma de los datos de la trayectoria y con una computadora poder determinar la trayectoria en el tiempo, que pueden ser estables o inestables. En general el que puede modificar las trayectorias de los asteroides es Júpiter. Pero, por supuesto lo mejor es tener observatorios con grandes telescopios para descubrir. Hasta el invento del telescopio, la observación a simple vista solo nos mostraba pocos planetas: Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno. Luego se detecta Urano y Neptuno, y con el telescopio se observa un espacio grande entre Marte y Júpiter, casi como un agujero. El 01 de enero de 1801, el sacerdote Giuseppi Piazzi, descubre Ceres [considerado primero un planeta, en 1850 asteroide y en 2006 finalmente como planeta enano].

-¿Tienen nombres?
Las personas que descubren asteroides, tienen prioridad para ponerles nombres durante diez años. Al principio no había reglas para el nombre de los asteroides, hasta que la Unión Astronómica Internacional generó reglamentó, una de las principales es para que no se use por compromisos políticos o comerciales. En nuestro país, por ejemplo fue con la Serie de los asteroides Evita. Si bien ahora hay una norma que dice que deben pasar cien años de un suceso histórico o por una persona que haya hecho algo meritorio por la sociedad, hay asteroides que llevan el nombre de los Premios Nobel como Houssay, Milstein, también científicos Favaloro, Adela Ringuelet, Balseiro; próceres como Belgrano, San Martín; incluso nuestro país tiene uno con su nombre.

-¿Pueden destruir nuestro planeta?
Es importante que existan programas de análisis y monitoreo para poder estudiar y observar el movimiento de esos cuerpos, la órbita por la que se trasladan. Tenemos algunos registros históricos de caídas, quizás el más famoso es el que indica que impactó y extinguió a los dinosaurios, pero hoy no podemos pensar en una situación similar, el asteroide más grande que está cerca nuestro tiene un diámetro de 1000 kilómetros y está muy lejos, una distancia tres veces de la que nosotros estamos del sol. Pueden llegar a caer en nuestro planeta, como se puede observar en otros del sistema solar o podemos ver en nuestra Luna que tiene los cráteres producto de impactos pero no de asteroides, sino que son objetos más pequeños. Que un asteroide pase cerca de nuestro planeta es de dos a diez veces la distancia que tenemos con la Luna, astronómicamente es cerca pero no como para pensar en una catástrofe.

Disfrutemos el cielo de nuestra provincia, que enmarcado en los cordones motañosos, hacen un paisaje único. Quizás sea más fácil toparnos con una estrella fugaz y pedir un deseo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
No se encontro al autor