Y… ¿CUÁNTO COBRO?

Cómo calcular nuestro precio a la hora de armar un presupuesto acorde al mundo freelo argentino.

Existe una pregunta que todo freelancer se hace de manera habitual … cuánto cobrar por su trabajo.

No es fácil de responder porque se debe tener en cuenta diferentes ítems vinculados con la profesión, los gastos, etc. Sin embargo, gracias a la ayuda del Ctor. Luciano Acosta, en este artículo vamos a intentar desandar el camino del precio de nuestros servicios.

¿Cómo se calcula un presupuesto?

En primer lugar, hay que aclarar que el presupuesto será una estimación entre nuestros costos (directos e indirectos), que serán nuestro piso, y nuestros ingresos (ventas), que determinarán nuestro techo.

¿Pero cómo sabemos cuál será el valor de nuestros ingresos? Este debe calcularse a partir de una comparación de los precios que maneja el mercado (la competencia) / los que sugieren los entes que regulen nuestro nicho de mercado (asociaciones, gremios, etc.) /lo que hayamos relevado de cuánto está dispuesto a pagar el cliente potencial, y los costos de la vida real freelancer (alquiler de coworking, capacitaciones, valor hora del tiempo que se invierte buscando nuevos clientes y/o haciendo networking, etc).

Algo importante a tener en cuenta, aunque parezca obvio, es que los valores de los terceros que investigamos, deben ser comparados entre sí, ya que esto permitirá que tracemos nuestra estrategia comercial y de marketing. Esto puede realizarse mediante un cuadro comparativo, por ejemplo, dividido en tres columnas: segmento (área profesional/rubro), precio y razón social.

Y aquí hay que detenerse un momento y pensar lo siguiente: El cliente siempre quiere pagar el menor precio, pero que le den un servicio de mayor valor, escenario casi imposible. Entonces, debe evaluarse cuál es el valor agregado que se ofrece (por ejemplo, pragmatismo, una excelente gestión de las relaciones interpersonales, etc.) cuantificar y comunicar con claridad.

¿Y qué gastos tomar en cuenta?

El segundo punto de esta estimación son los costos y gastos y se dividen en dos:

Directos: Es la apropiación de cada unidad que producimos. En el caso de la prestación de servicios, puede pensarse en el valor de nuestra mano de obra (puede establecerse un sueldo mensual que quisiéramos ganar y fraccionarlo por hora).

Indirectos: Dentro de ellos se encuentran la amortización de nuestras herramientas de trabajo (computadora, tableta gráfica, etc.), los servicios de luz, internet, etc.

Por último, determinaremos nuestro precio entre los valores estimados y costo para tener nuestro número.

BONUS TRACK: Para hacer la comparativa entre valores de terceros, una buena opción es armar un gráfico de dispersión. El Sr. Google te da la posibilidad de generar uno con la herramienta que aparece en este link.

El precio que le pasemos al cliente siempre debe ser justificado y explicado. Es necesario detallar, de manera convincente, que nuestro servicio es el más conveniente para sus necesidades.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Luciano Acosta

Contador Público – U.B.A. – / Posgrado AuditorÍa Fiscal – UNCOMA – / A & C Consultores

Emme

Comunicóloga. Estusiasta de todo nuevo proyecto. Generadora de redes de contactos.